La yaya

También sacó una cajita que tenía guardada llena de fotos que nunca habíamos visto…para recordar a la yaya, no me hacía falta su corazón… volverme a encontrar con ella, con su sencillez, su delantal y su ramito de flores, era volver a saborear los caramelitos pictolín que siempre llevaba en los bolsillos y oler la canela de sus natillas caseras, al abrir su nevera…

La yaya

 

Feliz martes!!!

Dolça

Esta entrada fue publicada en , DOLÇA, dolcaworld, Elche, Familia, Historias de familia, MIS ABUELOS ♥, Pensamientos Dolcaworld y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *